Introducción a la Magia

La magia es de esas cosas que han acompañado a la humanidad desde no se sabe cuando o desde siempre, según como se mire. Para Aleister Crowley es “La Ciencia y el Arte de causar Cambios en conformidad con la Voluntad”. Definición que es ocupada por gran parte de las magas actuales. ¡Sí!, hay magos actualmente, conozco algunos y a varios aspirantes también.

Una Maga realiza una serie de acciones para conseguir lo que desea, de la misma forma que tú para hacer tus cosas. Si quisieras cocinar, vas a comprar los ingredientes, los preparas, los mezclas, sirves el preparado y te lo comes; o, si tienes que realizar cualquier proyecto, realizas unos cálculos, trazas proyecciones en un papel y un sin fin de cosas más. Un mago sólo se diferencia de ti radicalmente en dos cosas: el campo de cosas que cree posible es enormemente mayor que el tuyo y su arsenal de herramientas para interaccionar con la realidad es también muchísimo más amplio.

El sistema de vida imperante, así como cualquier otro sistema, está basado en quienes lo conforman, que a su vez son quienes lo padecen. Tiene como base una forma mental tipo, propia de quienes lo constituyen. Esta forma mental tipo tiene características especiales que son las que le dan identidad al sistema. Nombramos algunas:

Carencia. Constante sensación de descompensación, desamparo psicológico y falta de objetos materiales.

Diferenciación con el mundo. Compulsión por el desarrollo, la conquista, la mantención y el fortalecimiento de la identidad. Se busca “ser algo” diferente de lo que a uno le rodea.

Exitismo. Lo que provoca una escasa resistencia a la frustración.

Buscar el control y la posesión de los fenómenos y cosas.

Toda forma mental busca reproducirse y perpetuarse. El orden social actual es propio de esta forma mental, que se expande parasitando nuevas consciencias a través del proceso de crianza y socialización. La cultura transmite estas formas mentales de psiquismo a psiquismo por educación de nuevas generaciones y también por viralización de personas que pertenecen a otras culturas (i.e. colonización).

Esta forma mental deriva en seres que se mueven por miedo y por temor, desde la compulsión y la vehemencia. Lo que sigue es coherente con dicha forma de sentir y pensar: la coerción, la violencia. Por que qué es la violencia si no el ir contra la naturaleza de algo, el forzar la integridad de algo. Este ser humano afligido por sus carencias, las siente tan fuertemente que termina creyendo que es una entidad diferenciada del mundo, que éste es hostil y le hace daño, o no le entrega lo que necesita. Entonces pretende dominarlo por medio del control y la posesión para disponer de él cuando quiera. Ese “cuando quiera” se convierte en motor de acción, reforzando la identidad diferenciada, aislándonos aun más del mundo y alejándonos de las posibilidades de resolver nuestras carencias, aumentando el temor y realimentando el círculo vicioso. El círculo trasciende al individuo creando crea la jerarquización, el patriarcado, el especismo, la propiedad y una larga lista de asuntos tan habituales hoy por hoy.

Esta forma mental no es muy afín a la magia, aunque siempre le ha atraído por la promesa de manejo de la realidad que ofrece. Sin embargo, enfocarse en el deseo de control y posesión del mundo ha reportado el sacrificio del contacto directo con éste, dando paso a formas de interacción complejas e intermediadas por artefactos cada vez más sofisticados, protocolos burocratizados y un instrumental manejado sólo por especialistas. La magia es sencilla y simple porque establece una relación directa entre el mundo y quien la realiza. Lo difícil parece ser desprogramar la forma mental.

Desprogramar la forma mental será la línea de trabajo que nos ocupará. Entregaremos “técnicas” de desprogramación y complementaremos con fragmentos del Manual de Cortapalos para Magos principiantes y no tanto, manual que es una síntesis de todo lo útil a saber en torno a la magia en estos tiempos.

Mientras, dejamos esta definición, esperando que sirva para despertar interés en profundizar sobre el tema.

 

Texto: Reverendo Mohamed Lee. Ilustración: Pablo Delcielo.

Comments are closed